1. Obtenga el abogado corecto. Haga su investigación y elija a alguien que tenga experiencia en inmigración y esté interesado en su caso particular.
  2. Pregunte por un acuerdo de tarifa plana. La mayoría de los abogados cobran por minuto, pero puede solicitar un acuerdo de tarifa plana, lo que significa que pagará a su abogado una cierta cantidad por toda la tarea que se realiza. Esto reduce las facturas inesperadas.
  3. Organice sus documentos lo mejor posible antes de visitar a su abogado.
  4. Pregúntele a su abogado si él o ella está dispuesto a ofrecerle un plan de pago.
  5. Limite sus correos electrónicos y llamadas telefónicas a su abogado. Mantenga una lista de todas sus preguntas y luego programe la llamada para evitar que se le facturen múltiples comunicaciones.
  6. Reúna su propia documentación, como cartas de autorización de la policía o decretos de divorcio. Su abogado le cobrará un cargo adicional para obtener estos en su nombre.
  7. Obtenga un amigo o familiar con fluidez para certificar sus traducciones simples en lugar de gastar en una compañía de traducción.